Cómo degustar cerveza

La manera de degustarla, aunque similar a la de la cerveza industrial, tiene algunos matices:

Temperatura

Es necesario comprobar la temperatura antes de servirla, ya que una cerveza muy fría puede “tapar” ciertas características y una demasiado caliente puede aportar otras diferentes a las deseadas. En general, las cervezas más suaves deben degustarse a 4-5ºC mientras que las más fuertes pueden alcanzar hasta los 12ºC.

Servir

Es importante que la corona de espuma se forme correctamente. Muchas cervezas artesanas contienen menos gasificación que las industriales, por lo que es necesario elevar más la botella para que se forme la espuma con facilidad. Si la cerveza artesana es de las que tiene un poso de levadura en el fondo de la botella y queremos evitar que caiga en el vaso, debemos servirla en un solo tiempo y con cuidado. En las cervezas de trigo es habitual remover el fondo, ya que las levaduras aportan aromas interesantes.

Mirar

Color: puede oscilar desde el blanco al negro, pasando por el rojizo, tostado, caramelo… Tonalidad de la cerveza: la intensidad del brillo es consecuencia de un mayor o menor filtrado.
Espuma: se observa si la espuma se ha formado correctamente y si es más cremosa, más fina… y la persistencia en el vaso, que será menor cuanta más graduación alcohólica tenga.

Remover

Se debe agitar la cerveza con suavidad para no quitar las burbujas. La idea es coger el vaso desde la base y airear la cerveza con un ligero movimiento en círculo. Así, saldrán los compuestos volátiles encerrados en las burbujas y se podrán detectar más aromas.

Oler

El 90-95% de lo que se experimenta al degustar la cerveza artesanal ocurre a través de este sentido. Los aromas presentes proceden de sus ingredientes:
De los cereales malteados: aromas a tostado, caramelo, café, cacao, regaliz…
De lúpulos: aromas cítricos, afrutados, herbáceos, florales…
De las levaduras: especias, pan, tierra…
De la fermentación: aromas frutales, especiados, picantes…

Probar

En esta fase se detectan muchos aspectos como el cuerpo, la textura, la duración del sabor, etc. En boca obtendremos habitualmente los siguientes sabores:
De los cereales malteados: sabores dulces, ya que el malteado hace que se obtengan azúcares. En las cervezas oscuras, el tueste del cereal deriva en sabores amargos. De los lúpulos: sabor amargo característico de la cerveza. También aportan ligeros toques ácidos. Las levaduras: sabores ácidos. De la fermentación: gusto a frutas y/o especias.
Ir arriba
  • CERVEZA ARTESANAL
  • CÓMO SERVIR UNA CERVEZA
  • TIPOS DE CERVEZAS
  • ¿LAGER O ALE?
  • CARTA
  • EXPERIENCIAS
  • ESPACIOS
  • CONTACTO

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. +Info.